Tras los pasos de Saint-Exupery en Friburgo

Entre 1915 y 1917, Antoine de Saint-Exupéry fue alumno del internado Villa St-Jean, regentado por los Padres Marianistas. Su ingreso fue posterior al de su hermano François; allí aprehendió el espíritu humanista cuyo lema era "Con toda el alma."

Esta estancia en Friburgo marcó una etapa fundamental en su vida y es el último momento de su infancia que menciona en su libro Piloto de guerra: "¡Con qué alegría me sumerjo en esa infancia tan protegida!".  El 6 de abril de 2017, 100 años después de su paso por tierras friburgesas, Christiane Castella Schwarzen, rectora del Collège Sainte-Croix erigido en el mismo lugar donde una vez estuvo la Villa St-Jean y ahora calle Antoine saint-Exupéry, inauguró una exposición en presencia de Olivier d'Agay y François d'Agay.

Durante la inauguración, Alain Vircondelet, escritor y biógrafo especializado en el autor, habló sobre el Renacimiento de Saint-Exupéry, un héroe moderno.